201604.06
0

Cuando el esfuerzo por cobrar, supera la cuantía de la deuda.

Los impagos son frecuentes en numerosas empresas y si bien, cuando se trata de cuantías altas, empujan a los directivos de la organización que los sufre a no escatimar esfuerzos en cobrarlas porque de ello puede depender, incluso, la supervivencia de la empresa, no ocurre lo mismo cuando se trata de cantidades menores.

Sin embargo, la suma anual de estas pequeñas cantidades merma muy significativamente el volumen de facturación de cualquier compañía. El problema reside en que el empresario teme que el esfuerzo por cobrar cada impago en términos de recursos económicos, de tiempo y de desgaste, sea mucho mayor que el importe adeudado. ¿Qué hacer entonces?

Nuestro consejo es acudir a abogados especialistas en el recobro por tres motivos: porque disponen de personal especializado, porque evitan la pérdida de tiempo y de recursos, y porque impiden las tensiones con el cliente.

La gestión de cobros implica el dominio de los distintos sistemas de reclamación que existen y la plena consciencia de que es tan importante cobrar, como mantener la relación comercial con el cliente y no tanto porque él pueda contar con nuestros servicios en un futuro sino porque ese cliente hablará de nosotros en su círculo.

De igual forma, la gestión del cobro implica un equilibrio entre la búsqueda de una solución para el impago y las concesiones que estimularán que el cliente pague su deuda.

Además, no conviene que nos olvidemos de que la mejor herramienta para garantizar el cobro es la prevención de futuros impagos, una prevención aún más importante si ya hemos sufrido la morosidad de ese cliente. Deberemos entonces evaluar  el riesgo que asumiríamos con él y tomar las medidas necesarias para evitar el impago.

Como conocedor de las problemáticas jurídicas del ámbito empresarial y sus posibles soluciones, nuestro bufete ha desarrollado diferentes líneas de servicio que persiguen ofrecer respuesta a este tipo de situaciones y, especialmente, en aquellos sectores que, por nuestro trabajo, conocemos en mayor profundidad. Ejemplo de esta línea de servicio es NotariSolutio, una solución pensada por y para el recobro de las Notarías, donde se estima que cada año se pierde entre un 5 y 10% de la facturación por impagos.


Imagen de Stuart Miles (Freedigitalphotos)

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *