201606.23
0

Por eso se puede reclamar al banco:

La mala práctica de “Los Valores Santander”

Para muchos usuarios de la banca española es casi inimaginable pensar  que las entidades puedan abusar de su desconocimiento para venderles productos que de por sí son complejos y que exigen de quien contrata más que familiaridad con el sector financiero para hacerlo con total libertad.

Sin embargo, durante los últimos años hemos visto cómo los tribunales han protegido de la mala práctica bancaria a miles de usuarios. Algunos ejemplos son las preferentes, las obligaciones subordinadas, los préstamos hipotecarios con cláusulas suelo  o IRPH e, incluso, a compradores de vivienda sobre plano que nunca recibieron un aval bancario. Ahora es el turno de los afectados por los Valores Santander.

En el último cuatrimestre del año 2007 -una vez más durante la crisis económica- el Banco Santander decide poner a la venta su producto Valores Santander. Se trataba de una emisión de bonos convertibles en acciones por valor de 7.000 millones de euros con los que la entidad quería financiar la compra de ABM Amro. El producto ofrecía a los inversiones un elevado tipo de interés de 7,5%TAE en el primer año y, a partir del segundo una remuneración del Euríbor +2,75%. Este atractivo tipo de interés, se utilizó como gancho para generar la venta.

Sin embargo, lo que realmente se estaba comercializando era una compra de acciones a futuro con posibilidad de canjes voluntarios en las fechas que decidiera la entidad financiera y un canje obligatorio en el año 2012 en el que los ahorros de los inversores se convertirían en acciones del Banco Santander a un precio fijo de 12.96 euros. Llegada la fecha, el precio de mercado de las acciones de esta entidad financiera estaba en 5,9 euros, por lo que cientos de personas perdieron el 55% de sus ahorros.

A esta falta de transparencia en la comercialización de los Valores Santander, se suma también que la gran mayoría de quienes decidieron contratar los Valores Santander eran generalmente ahorradores sin un profundo conocimiento financiero por lo que era difícil que pudieran ser conscientes de la complejidad del producto y de los riesgos que estaban asumiendo, información que, por otra parte, tampoco aparecía en ninguno de los materiales publicitarios utilizados por el Banco para vender su producto.

Por estos motivos, no han sido poco los tribunales que han fallado sentencias favorables para los ahorradores, declarando nula la contratación y, en consecuencia, obligando a la entidad financiera a devolverles la cantidad invertida.

Si usted es uno de los miles de afectados por los Valores Santander, envíenos el contrato que firmó y el extracto de valores a administración@bufetesalmeron.com o llámenos al 954.53.60.38 y, el equipo de abogados expertos del Bufete Salmerón en 24 horas evaluará su caso sin ningún compromiso. Más de 10 años de experiencia en derecho bancario y financiero nos avalan.

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *