201612.13
0

Afectados morosidad

Lo que debes saber para recuperar el IVA de facturas impagadas

Cuando un empresario descubre un cliente moroso, lo primero que suele preguntarse es: si el cliente realmente no le va a pagar nunca, cuánto dinero ha perdido y qué recursos y esfuerzos le supondrá intentar el cobro. Es una vez evaluadas las respuestas cuando decide actuar en consecuencia. La buena noticia es que se puede recuperar el IVA de facturas impagadas y, naturalmente, intentar el recobro de una manera económica y eficaz.

La Agencia Tributaria facilita la recuperación del IVA de facturas impagadas que cualquier empresario o autónomo haya liquidado.

Para poder recuperar el importe del IVA es necesario que:

  1. El cliente moroso sea una empresa o autónomo.
  2. El empresario haya registrado la operación en su contabilidad y liquidado el IVA.
  3. Hayan pasado al menos 6 meses desde la emisión de la factura, que es cuando se considera oficialmente impagada.

Para demostrar ese impago y proceder a la recuperación del IVA de facturas impagadas, la Agencia Tributaria nos pedirá además:

  1. Haber reclamado el pago de la deuda por un cauce oficial ya sea notarialmente o a través de los tribunales.
  2. Anular la factura impagada.
  3. Emitir otra factura rectificativa en un plazo de tres meses desde que se declaró oficialmente el impago o incluso de un año cuando se trata de una gran empresa.

El perjuicio de una factura impagada

Nuestro despacho, que cuenta con un doble know how por dos motivos: estar habituado al ámbito mercantil por el desempeño de su propia actividad y por el mero hecho de ser también una empresa, sabe que el impago de una factura, por muy pequeño que sea su importe supone un gran perjuicio para la empresa afectada.

La muestra es que un impago implica:

  • pérdida de horas, de trabajo y de recursos destinados a prestar el servicio al cliente moroso y el coste de materiales cuando se trata de un producto.
  • Desgaste en la relación con el cliente.
  • Temor a que nuestra marca no salga bien parada por lo que el moroso pueda trasladar a terceros.
  • Perjuicio económico por la ganancia no percibida.
  • Importe abonado por el IVA de facturas impagadas.
  • Inversión de nuevo tiempo y dinero para procurar el recobro.

Sin embargo, procurar el cobro de cada factura no tiene porqué ser tan difícil como aparentemente podría imaginarse y tampoco tiene porqué implicar tensión con el cliente, daño a la marca o la asunción de nuevos esfuerzos para procurar el cobro, y la prueba está en soluciones que como CobroSolutio, han demostrado ser eficaces para grandes empresas, pymes y autónomos.


Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *