201609.28
1

La Hipoteca Tranquilidad de Banesto que quita el sueño

Rate this post

Cuando comenzó a vislumbrarse el estallido de la burbuja y se preveía que los tipos de interés bajarían, el antiguo Banesto, hoy integrado en el Banco Santander, comenzó a ofrecer a un público especialmente joven lo que llamó la “Hipoteca Tranquilidad”.

El discurso para la venta de este producto era más que atractivo. Venía a ser algo así como compra tu casa desde la tranquilidad, durante los 10 primeros años pagarás una cuota fija al mes a un interés del 5,75% y será en los años restantes cuando la cuota se calculará mediante el euríbor o el IRPH, más el diferencial más una cuota creciente del 2 ó 2,5%, según el caso.

Lo que no formaba parte de este discurso y se evitaba comunicar al joven cliente era que, efectivamente, durante los 10 primeros años la cuota sería fija y tendría un interés del 5,75%, pero en realidad sólo se estarían pagando intereses y apenas amortizando la deuda, por lo que a partir del décimo año, el importe adeudado sería prácticamente el mismo que al principio.

Pongamos un ejemplo, comparando la hipoteca tranquilidad con otra tradicional, para un préstamo hipotecario de 170.000€, el perjuicio económico causado sería de más de 51.000€

El banco sabía, cuando estaba ofreciendo la Hipoteca Tranquilidad, que a corto plazo los tipos de interés iban a bajar y, con este producto, se aseguraba no sólo cobrar durante los primeros 10 años un tipo de interés superior al del mercado (concretamente un 5,75% de interés), sino también que durante los siguientes la cuota estaría al menos un 2 ó un 2,5% por encima del euríbor o IRPH más el diferencial.

Es ahora, al acercarse el fin de los diez primeros años cuando las personas que contrataron este producto se dan cuenta de la magnitud del engaño, descubriendo que apenas han amortizado el capital que Banesto les prestó y que en los años venideros su cuota sólo seguirá creciendo.

Sin embargo, la buena noticia es que si has contratado una Hipoteca Tranquilidad con Banesto se puede reclamar en los juzgados por práctica abusiva, deficiencias en la información aportada al cliente y, en consecuencia, vicio en el consentimiento.

Desde nuestro despacho, especializado en Derecho Inmobiliario y Derecho Bancario, estamos viendo cada día como los jueces son sensibles a los abusos que cometieron las entidades financieras durante  el fin del boom inmobiliario. Cláusulas suelo, hipotecas multidivisa, IRPH, swaps, Valores Santander, Bonos Convertibles del Banco Popular, cantidades anticipadas con o sin aval bancario en la compra de viviendas sobre plano son sólo algunos ejemplos de esos abusos en los que el Bufete Salmerón ya tienen cientos de resoluciones favorables para el consumidor. Llámanos y te ayudaremos.



Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *